La noche de las motos


Vruuuum vruuum vruuuuuum es el ruido que despertó a José Marques da Costa, un trabajador rural de Alenquer, pequeño municipio del estado de Pará con poco más de 50 mil habitantes. De sus 53 años, la gran mayoría de ellos fueron marcados por noches de insomnio. Así son son las noches en muchos rincones de Brasil para aquellos que se atreven a defender los derechos de las pequeñas y pequeños trabajadores de la tierra -exactamente lo que él hace, y cuando escuchó el cuarto vruuum José Marques se puso de pie, alerta.

Esta es una de las historias del reportaje: “¿Qué pasa realmente en la Amazonía?”. Vea el contenido ya publicado en:

INTRODUCCIÓN

Parte 1 (página central): ¿Qué pasa realmente en la Amazonía?
Parte 2: ¿Quién se ve favorecido con las respuestas de Bolsonaro a los incendios?
Parte 3: El “ganar-ganar” de las empresas con la financiarización de la naturaleza
Parte 4: Por fin, ¿quién está detrás de estos crímenes?

HISTORIAS

1) El asedio explicado en un mapa
2) Un puerto atrapado por el río
3) Antes de que el puerto llegue (si llega), ya han llegado los impactos
4) Centro de sanidad y escuela quilombola: la lucha cambia la vida
5) Curuaúna por un lado, soja. Del otro, más soja
6) El rostro impreso en la camisa
7) [Usted está aquí] La noche de las motos
8) Con organización, todos luchan

Unos meses antes, le habían llegado nuevos mensajes (siempre indirectamente, la advertencia del cobarde) – Mataremos a unos cinco, ni siquiera lo sabrán. La justicia es lenta, con la bala lo resolvemos más rápido. Si antes José dormía con un ojo abierto, después del aviso comenzó a dormir con los dos ojos abiertos en noches de poco o ningún descanso. Antes la tele le ayudaba a dormir, ahora sucede lo contrario: la voz del actual presidente de la República, Jair Bolsonaro, agravaba su insomnio, y en él retumbaban frases como Quién debería estar detenido son las personas del MST (movimiento sin tierras), son sinvergüenzas y vagabundos. Si los policías reaccionaron fue para no morir, y Disparemos a la gente que respalda el PT (partido de los trabajadores) en el estado del Acre! Discursos de odio que incentivan, así como materializan, la violencia contra las trabajadoras y los trabajadores rurales en la Región del Amazonas, y en Brasil. Es decir, contra el propio José. La primera cita del discurso de Bolsonaro se refiere a la Masacre de Carajás, cuando la policía militar de Pará asesinó a 19 trabajadores sin tierra; la segunda se realizó durante su campaña presidencial de 2018.

Vruuuum vruum siguió el ruido, y José Marques se arriesgó a asomarse a la calle.

Motocicletas. Muchas motocicletas: una, dos, tres, media docena, nueve, diez, era difícil de contar por el constante movimiento circular de los vehículos, que aceleraban y desaceleraban en frente de su casa. Deberían ser en total en torno a veinte, pronto José comenzó a enfocarse no en el número de motos, sino en quién las montaba: ciertamente eso parecía mucho más importante. Fue entonces cuando vio a vecinos, amigos, colegas, y el miedo que se había acumulado en su pecho dio paso a la curiosidad – ¿Qué hacen aquí a esta hora? y luego, para su conmoción descubrió que el circo establecido allí no era una emboscada. Por el contrario era una escolta para protegerlo exactamente de un posible ataque o asesinato.

Desde el final del día anterior, un rumor había corrido por el pequeño pueblo de que hombres armados, listos para atacar a José Marques, acechaban el camino – Son todos muy traicioneros, entran en tu casa como si fueran invitados, se sientan para tomar un café antes de matar a la persona. Era una muerte ordenada por los grandes agricultores de la región. Las aproximadamente veinte motocicletas servirían, y finalmente fueron, un escudo que protegió a José. Así, él también decidió subir a su moto, en medio de la noche del pequeño Alenquer, para luchar y vivir otro día junto con los suyos.


Primera foto, José Marques. En las siguientes dos fotos, registros de irregularidades y violaciones de los derechos cometidos por los monopolizadores de tierras, que cayeron árboles y destruyeron el puente de acceso al sitio. Fotos: Carol Ferraz / Amigos de la Tierra Brasil

Monopolio de tierras: CAR, posesión autodeclarada y “cuatro años de tormentas”
Lo que llevó a los pistoleros a perseguir a José Marques está relacionado con su cargo: presidente de la Asociación Comunitaria de Residentes y Pequeños Agricultores de la Comunidad Limão Grande, ubicada en Alenquer. Allí, 86 familias vivieron y trabajaron en un área de aproximadamente diez mil hectáreas, hasta que, en 2016, comenzó lo que José llamó “Cuatro años de tormenta”.

Primero, hubo una solicitud de tierras por parte de los agricultores, equivalentes a tres mil hectáreas del área donde vivían las familias. En consulta con Incra, y con el apoyo del Sindicato de Trabajadores Rurales, Agricultores y Agricultores Familiares de Alenquer (STTR-ALQ), comprobaron que esta solicitud era justa: las familias aceptaron abandonar esa área, redistribuyéndose en los siete mil hectáreas restantes. Mientras tanto, la tierra fue georreferenciada, un paso necesario para que la comunidad se registrara en el CAR (Registro Ambiental Rural).

Una vez realizado el trabajo, regresaron a Incra y se encontraron con la sorpresa: quince días antes, varias personas ya habían registrado esas áreas como propias. De repente, la tierra donde vivían las familias desde 2007 tenía nuevos “dueños”. Nunca hubo una inspección por parte de Incra para verificar si quienes hicieron el CAR realmente ocuparon la tierra autodeclarada; si la hubiera habido, sería simple ver quién realmente ocupaba el área reivindicada – Ellos [los órganos competentes] ni siquiera saben dónde está la tierra (sin embargo, José sí lo sabe y esto parece ser inútil).

El registro, basado en la información proporcionada por el solicitante, no tiene fecha límite para la verificación por parte de la agencia pública competente: algunos estados afirman que el análisis de los registros tardaría entre 25 y 100 años. Sin embargo, contrariamente a la conocida lentitud de la justicia y el poder público, antes de que pudiera llevarse a cabo la debida inspección, se decretó la recuperación del lugar, lo que ocurrió con un fuerte aparato policial. En resumen: 86 familias fueron puestas en la calle, con una cruel indiferencia. Todo lo que tenían fue dejado atrás: carros, cultivos, casas, y lo que quedó atrás fue incendiado y destrozado.

Los videos anteriores fueron grabados por productoras y productores locales. El primero muestra el fuego consumiendo un edificio al lado de una plantación; el segundo muestra las ruinas restantes; el último video denuncia la destrucción del único puente de acceso a la zona, servicio realizado por los mandatos de los monopolizadores de tierras. En la foto, facilitada por las residentes y los residentes de Limão Grande, los guardias de seguridad privados fuertemente armados prohíben el movimiento de trabajadores rurales en el territorio disputado.

 

Hoy, los guardias de seguridad privados cercan el territorio. Los rifles hablan en voz alta y cualquiera que se aventura a buscar algo que puede haber permanecido de pie (y a veces la desesperación es propensa a las aventuras) corre un grave riesgo de ser atacado. Y eso es lo que sucedió: la monopolización de tierras ocurrió porque hubo autodeclaraciones de terrenos en el CAR. Diferentes NIFS se autodenominan propietarios de un área que no ocupan, anticipándose a los ocupantes reales que estaban preparando los procedimientos para registrarse en el sistema. Sin ninguna inspección, el juez determinó la recuperación de la propiedad en nombre de los intereses de los monopolizadores de tierras.

Un detalle reclama la atención, y demuestra la mala intención de monopolizar la área total del territorio de los trabajadores rurales: el registro del CAR fue hecho con identidad de terceros y una área de casi 600 hectáreas no se ha superpuesto; así, debería continuar perteneciendo, por derecho, a las familias originales que vivían allí. Sin embargo, en el momento de la recuperación de las tierras, toda el área fue desalojada, sin que nada ni nadie pudiera quedarse – No hubo respeto por el protocolo de desahucio, se queja José. Pero en la tierra donde quién la declara como propiedad ni siquiera vive ni mucho menos trabaja en ella, no se espera casi nada de un Juez y de una policía que prestan servicio a los grandes agricultores.

Desigualdad agraria y violencia en el campo
Las cifras de desigualdad agraria en Brasil son alarmantes: casi la mitad de la zona rural del país pertenece solo al 1% de los propietarios de tierras. Los datos del Censo Agrícola de 2017 muestran que los grandes establecimientos rurales aumentaron la concentración de tierra al 47.5%, mientras que las pequeñas y los pequeños agricultores, cuyas propiedades tienen hasta 10 hectáreas de tierra y representan la mitad de las granjas del país, ocuparon solo 2, 2% del territorio productivo.

Tal desigualdad en la distribución de la tierra, además de enfatizar la urgencia de la reforma agraria, genera violencia: los conflictos por disputas por la tierra mataron a 2,262 personas entre 1964 y 2010 en Brasil. Solo en 2017, hubo 70 asesinatos, según datos de la Comisión de Tierras Pastorales (CPT). Ahora, ¿puedes adivinar quién muere en estos conflictos? Siempre los pequeños: Brasil encabeza la lista de países con más muertes de defensoras y defensores de los derechos de los pueblos sobre sus territorios, publicado en 2016 por la ONG Global Witness. Y son precisamente las pequeñas y los pequeños agricultores, perseguidos por defender sus territorios, quién producen más del 70% de los alimentos que llegan a la mesa de los brasileños, ya que los grandes monocultivos exportan la mayor parte de su producción.

Toda esta información están publicadas en la Resolución No. 10 del Consejo Nacional de Derechos Humanos, del 17 de octubre de 2018.

Esta es una de las historias del reportaje: “¿Qué pasa realmente en la Amazonía?”. Vea el contenido ya publicado en:

Parte 1 (página central): ¿Qué pasa realmente en la Amazonía?
Parte 2: ¿Quién se ve favorecido con las respuestas de Bolsonaro a los incendios?
Parte 3: El “ganar-ganar” de las empresas con la financiarización de la naturaleza
Parte 4: Por fin, ¿quién está detrás de estos crímenes?

Y las historias de resistencia:

1) El asedio explicado en un mapa
2) Un puerto atrapado por el río
3) Antes de que el puerto llegue (si llega), ya han llegado los impactos
4) Centro de sanidad y escuela quilombola: la lucha cambia la vida
5) Curuaúna por un lado, soja. Del otro, más soja
6) El rostro impreso en la camisa
7) [Usted está aquí] La noche de las motos
8) Con organización, todos luchan

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *